Las enfermedades Alérgicas

En general, las enfermedades alérgicas pueden dividirse en diferentes grupos según el alérgeno implicado y las manifestaciones clínicas.

 

Alergia respiratoria

Los aeroelérgenos más frecuentemente implicados son alergia a pólenes de árboles, malezas y gramíneas, epitelios de ciertos animales (mascotas y animales de granja), mohos y ácaros del polvo doméstico, sustancias del medio laboral. Por lo general afecta el sistema respiratorio, causando síntomas nasales y/o bronquiales cómo estornudos, rinorrea, taponamiento nasal, dificultad respiratoria, tos, ahogo y sibilancias. La rinitis alérgica y/o asma son las enfermedades más frecuentes. En muchos casos se acompaña de conjuntivitis.

Alergia a veneno de himenópteros

La alergia al veneno por picaduras de himenópteros (avispas y abejas son los más comunes) se manifiesta como una intensa reacción cutánea local (en el lugar de la picadura) o como una reacción sistémica o generalizada, con mareos, urticaria, síntomas respiratorios, cardiovasculares, hinchazón de la garganta u otra localización y en casos graves shock anafiláctico.

Alergia alimentaria

La alergia a los alimentos se manifiesta de muchas maneras, tales como urticaria, eccema, urticaria, angioedema, diarrea, náuseas, hinchazón de la garganta, hipotensión y en el peor de los casos shock anafiláctico. Las más comunes son las alergias a la leche de vaca, las proteínas de huevo, frutos secos, melocotón y la alergia al pescado y marisco.

Alergia de contacto

La alergia a sustancias como metales, tintes, fragancias, medicamentos o alergia a algunos aditivos del látex, afecta a la piel y se conoce como dermatitis de contacto. La más común es probablemente la alergia al níquel. Los síntomas suelen ser picor, quemazón, enrojecimiento y ampollas en la zona afectada.

Dermatitis atópica

La dermatitis atópica presenta síntomas de eczema de diferente localización, según la edad del paciente, y puede producirse por los mismos agentes que la alergia respiratoria respiratoria y a veces también están implicados los alimentos, si bien en muchas ocasiones las pruebas alérgicas convencionales son negativas. Es más frecuente en la primera infancia, pero también aparece en niños mayores y adultos.

Alergia a medicamentos

La sintomatología más frecuente consiste en erupciones, urticaria con habones, enrojecimiento e inflamación, pudiendo llegar a desarrollar rinoconjuntivitis o dificultad respiratoria.La reacción más grave que puede ocurrir es la anafilaxia, reacción de hipersensibilidad generalizada grave que puede comprometer la vida del paciente. Cualquier medicamento es susceptible de provocar una reacción alérgica pero los medicamentos más frecuentemente implicados son los antibióticos, entre los que destacan los penicilinas y aminopenicilinas, y los analgésicos como las pirazolonas. Los antinflamatorios de tipo no esteroideo (AINEs) pueden provocar cuadros de alergia selectiva o de intolerancia. Otros muchos fármacos pueden causar reacciones alérgicas, con menos frecuencia que los señalados previos y todos ellos pueden originar reacciones adversas no inmunológicas que se denominan efectos secundarios y que son diferentes de las reacciones alérgicas.

 

Contenido inactivo hasta la aceptación de las cookies de marketing. Para visualizar correctamente, accede a la configuración y activa la cookie específica.