Pólenes alergénicos en España

Considerando los pólenes alergénicos globalmente en España, las gramíneas de crecimiento espontáneo tal como el Trisetum, Dactylis y otras muchas más (malas hierbas que crecen en los bordes de las carreteras, campos de cultivo, descampados, praderas..etc) resultan ser la causa más importante de polinosis. La sensibilización a gramíneas es dominante en el Centro y Norte de la Península a excepción del litoral Mediterráneo, donde por el contrario la Parietaria judaica (una maleza) relega a las gramíneas a un segundo lugar. Igual ocurre con la Olea (olivo) en el sur de España, en aquellas áreas con extensas superficie de olivares, tales como Jaén, Córdoba o Granada, donde este polen resulta ser la principal causa de polinosis, ocupando las gramíneas un segundo puesto. Otros pólenes alergénicos importantes son los Plantagos, Artemisia y Salsola y Chenopodium. También pueden producir polinosis aunque con un carácter mas local la Betula (abedul) en los montes gallegos y cornisa cantábrica, las Cupresáceas "arizónicas y cipreses" (Enero-Febrero) en Madrid o Barcelona, el Platanus (plátano de sombra) (Marzo-Abril) en Madrid, Mercurialis (una maleza Febrero-Noviembre) en Tarragona, Pinus (Febrero Abril) en Bilbao y Palmáceas en Elche (febrero-abril). Es probable que en futuros estudios puede extenderse a otras áreas geográficas la importancia alergológica de estos pólenes. Gramíneas en España Las concentraciones atmosféricas de gramíneas presentan amplias variaciones de año en año en función de las variables interanuales climatológicas (principalmente pluviosidad) y también en función de las diferentes áreas bioclimatológicas. La España Verde, se caracteriza por presentar una pluviosidad alta y continuada (>1000 L/m2). Está formada principalmente por el macizo galaico, cornisa Cantábrica, y otras zonas de alta montaña y destaca por presentar una gran vegetación en gramíneas pratenses "húmedas" (forraje), pero que paradójicamente muestra una incidencia de gramíneas atmosférica solo moderada, debido a la gran pluviosidad que también suele presentar durante los meses de floración. (mayo-junio). Puede no obstante haber excepciones especialmente en los años poco lluviosos (años secos) como en 1995, arrojando en estos por el contrario las mayores concentraciones de pólenes de gramíneas. La estrecha Zona Costera de la España Seca (litoral mediterráneo) es la que exhibe las concentraciones atmosféricas de gramíneas más bajas, motivado por su largo y, por tanto, repartido período de floración, lo cual a su vez es debido al efecto atemperador del mar. La gran área Continental de la España Seca (pluviosidad 300-500 L/m2), especialmente Madrid, Castilla la Mancha y Extremadura, resulta ser las que suelen presentar los más altos recuentos atmosféricos de gramíneas (excepto en los años muy secos). Ello como consecuencia únicamente del clima continental, caracterizado por un paso brusco del frío al calor con un periodo de floración muy corto pero simultáneo y muy intenso de la mayoría de las especies de las gramíneas.

 

Contenido inactivo hasta la aceptación de las cookies de marketing. Para visualizar correctamente, accede a la configuración y activa la cookie específica.